sábado, 28 de diciembre de 2013

Postal de invierno


Luis, el vendedor de castañas.
Foto: Lola Zavala
La primera señal asalta a mi nariz al salir por la boca del metro de la Plaza de Sants. El aroma de los boniatos asados se deja sentir sin ninguna mesura. También el de las castañas, que son gallegas como Luis, el hombre que llega puntual a su cita cada temporada y se instala en la esquina de la plaza. Estará tres meses vendiendo esos suculentos manjares en honor a su tierra y a su hermana fallecida, quien en vida estaba al frente del negocio. Me lo contó con una sonrisa, a pesar de que el médico le diagnosticó una depresión.

Le conté que el boniato me recuerda a los camotes de mi infancia en México, donde también suelen venderse por las calles, aunque cada vez menos. ¡Cómo olvidar ese olor y el sonido tan particular que anuncia la llegada del vendedor de camotes!

Las siguientes señales son el frío y el viento que lo acompaña; el desmadre en el armario mientras me decido a hacer eso que en mi país no era necesario hacer: guardar la ropa de verano y sacar la de abrigo, decirle adiós a las chanclas y recuperar las botas y los calcetines gordos que escondí quién sabe dónde desde la primavera.

Más señales: las luces que iluminan las calles con motivos navideños; la gente vestida de colores oscuros que se pasea por la ciudad llena de árboles ya desnudos.

Y luego el montón de tronquitos sonrientes, de dos o cuatro patitas, con gorrito rojo (se llama barretina) que inundan las calles barcelonesas. La primera vez que los vi no sabía para qué servían. Ahora ya lo sé, ese tronquito tan simpático se llama “caga tió” o “tió de nadal” (tió quiere decir tronco y nadal, navidad) y es una especie de calendario de adviento catalán. A partir del día 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción), se instala en las casas catalanas y para que no pase frío se cubre con una mantita. Los pequeños de la casa suelen alimentarlo cada día, de manera que la noche del 24 de diciembre, el tronquito cague los regalos. Más vale que coma bien para que obre abundantemente y si aun así no lo hace, los pequeños lo obligan a golpes de bastón. En épocas pasadas, no daba propiamente regalos para los niños, lo que defecaba eran almendras y turrones para acompañar la cena y lo último que echaba era un arenque salado, señal de que ya no le quedaba nada. La ceremonia va acompañada de cánticos como este:

Caga tió
ametlles i torró
no caguis arangades
que són massa salades 
caga torrons
que són més bons
Caga tió
ametlles i torró
si no vols cagar
et donaré un cop de bastó

Caga tronco
almendras y turrón
no cagues arenques
que son demasiado salados
caga turrones
que están más buenos
caga tronco
almendras y turrón
si no quieres cagar
te daré un golpe de bastón

Esta tradición me transporta a las posadas de mi infancia en las que esperaba ansiosa la hora de partir la piñata; que después de unos cuantos palazos se rompía para dejar caer la deseada lluvia de dulces y regalitos. Una ceremonia que acompañamos de cantos: ¡dale dale dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino!

También forma parte de la postal barcelonesa la Feria de Santa Lucía, que cada año se monta frente a la Catedral, con su venta de personajes para el belén (nacimiento). Ahí se pueden comprar desde reyes magos hasta labriegos, cabras y borregos. Sin faltar, por supuesto, María, José, el niño y un montón personajes curiosos: todos con el culito al aire. Sí, otra vez algo que tiene que ver con la caca. Un caganer  es una figura tradicional y fundamental del belén catalán. Como puede deducirse con extrema facilidad el caganer es una figura que está, como diríamos en México: “como el tigre de Santa Julia” o bien “haciendo del 2″ y concretamente y sin florituras: está cagando.
Tradicionalmente esta figura era la de un campesino ataviado con la indumentaria típica de la región (barretina y faja) y ahora se elabora también a imagen y semejanza de políticos, artistas, futbolistas y diversos personajes populares del momento. Cada año hay alguna novedad en el mercado, por ejemplo, hace dos años encontramos un caganer  de Felipe Calderón.
El caganer se sitúa en un lugar apartado del belén y tiene un significado orientado hacia la fertilidad de la tierra, lo que puede traducirse en un símbolo de prosperidad y de buena suerte para el año siguiente.
Y la huella, que también es señal de que el invierno ha llegado, es esa planta de hojas rojas y flores diminutas y amarillas que adorna calles y hogares. Sí, nuestra querida flor de Noche Buena, aquí llamada flor de Nadal o Poinsetia. Esa bella planta también es inmigrante. Viajó desde México y se instaló a sus anchas en muchas ciudades, incluso en Barcelona, para desearnos cada año una feliz navidad y un próspero año nuevo.
NocheBuena
Un deseo hecho flor y un precioso regalo de nuestra tierra para el mundo.

¡Felices fiestas a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada